Preguntas Frecuentes Sobre Reconstrucción Mamaria

¿Cuando puede reconstruirse la mama?
Casi todas las mujeres mastectomizadas pueden, desde el punto de vista médico, considerarse candidatas para reconstruirse la mama, la mayoría de ellas a la vez que se quita la mama. La candidata óptima es aquélla a la que se le puede eliminar completamente el tumor durante la mastectomía. Cuando la mama se reconstruye a la vez que se realiza la mastectomía (técnica denominada reconstrucción inmediata), la paciente se despierta de la intervención con un contorno mamario adecuado, evitando la experiencia de verse con la mama amputada; el beneficio psicológico de esta técnica es claro.

En algunos casos, sin embargo, la reconstrucción puede o debe posponerse (técnica denominada reconstrucción diferida). Algunas mujeres no se sienten cómodas hablando de la reconstrucción mientras intentan adaptarse al hecho de haber sido diagnosticadas de un cáncer de mama; otras mujeres simplemente no desean más intervenciones que las estrictamente necesarias para curar la enfermedad. Otras veces, el empleo de técnicas  complejas de reconstrucción hace aconsejable retrasar la reconstrucción para no extender excesivamente la intervención. Si existen problemas médicos asociados, como obesidad, hipertensión, también puede ser necesario retrasar la reconstrucción.

Por otro lado, la reconstrucción inmediata exige una colaboración estrecha entre el cirujano que extirpa la mama y el cirujano plástico, ya que es necesaria la presencia de ambos cuando se interviene a la paciente. Esta situación no es posible en hospitales donde no hay cirujano plástico 
En cualquiera de los casos, lo importante es disponer de una información adecuada y clara sobre las posibilidades de reconstrucción antes de ser intervenida, para enfrentarse a la operación de forma más positiva.

¿Quién realiza la reconstrucción mamaria?
Tan pronto como una mujer es diagnosticada de cáncer de mama, ésta debe informarse sobre las posibilidades de reconstrucción. El cirujano que realiza la mastectomía, el oncólogo y el cirujano plástico deben coordinarse para desarrollar una estrategia que confluya en el mejor resultado posible.

El cirujano plástico es el especialista, que por su formación (especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) posee los recursos técnicos y estéticos adecuados para reconstruir una mama con un aspecto natural. Tras evaluar el estado general la paciente, éste le informará de las opciones más apropiadas para su edad, salud, características físicas y anatómicas y expectativas de futuro. Actualmente para las reconstrucciones de mama microquirúrgicas se precisa experiencia en este terreno tan específico

¿Pueden reconstruir mis mamas?

Definitivamente SÍ. Casi todas las mujeres intervenidas de mastectomía (resección de la mama) son candidatas a algún tipo de reconstrucción. No importa cuánto tiempo haya pasado desde que se intervinieron, o la secuela estética de dicha intervención: siempre se puede mejorar la apariencia.

¿Cuáles son las opciones para reconstruir mis mamas?

La reconstrucción mamaria puede realizarse de dos formas distintas: utilizando prótesis o utilizando tejidos de la paciente. En los últimos años se ha perfeccionado un nuevo método de reconstrucción mamaria basado en microcirugía: es la reconstrucción mediante “colgajo libre” y también se han perfeccionado técnicas mínimamente invasivas con las que anteriormente se conseguían resultados mediocres y actualmente permiten obtener buenos resultados

¿Dónde se realiza la reconstrucción mamaria?
El cirujano plástico es el especialista, que por su formación (especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) posee los recursos técnicos y estéticos adecuados para reconstruir una mama con un aspecto natural. Tras evaluar el estado general la paciente, éste le informará de las opciones más apropiadas para su edad, salud, características físicas y anatómicas y expectativas de futuro.

La reconstrucción mamaria está incluida dentro del catálogo de prestaciones de la Seguridad Social, siempre y cuando ese hospital posea un equipo de cirugía plástica. La mayoría de los seguros privados también incluyen este tipo de intervención dentro de su catálogo de servicios.

¿Qué es la reconstrucción microquirúrgica de mama?
La reconstrucción microquirúrgica con colgajo libre permite llevar tejido desde el lugar que nosotros elijamos hasta la zona mamaria. Este tejido (colgajo) lleva en su composición tejido propio de la persona (autólogo) y está formado por grasa y piel nutridas por arterias y venas. A este tejido  le damos la forma de una mama normal, con lo que conseguimos una nueva mama de consistencia y tacto muy parecidos a las de la mama original.

Esta nueva mama tiene la ventaja de que al ser tejido vivo, es capaz de repararse y mantenerse en condiciones óptimas, sufre los mismos cambios que la persona y se parece más a la mama original y a la mama del otro lado que ningún otro tipo de reconstrucción.
El resultado se puede obtener en ocasiones  en una sola intervención, y los cambios que sufre la nueva mama son los mismo que el resto del tejido graso del cuerpo.

¿Qué es la reconstrucción con expansor y prótesis?
Para reconstruir una mama de esta forma se requiere primero una intervención de 50- 90 minutos en la que se introduce un globo hinchable (expansor) debajo de la piel y músculo del pecho. A través de un mecanismo de válvula enterrado bajo la piel, se introduce una solución de suero salino cada 2- 3 semanas hasta rellenar el expansor. Una vez que la piel de la región del pecho a dado de sí lo suficiente, (puede tardar entre 2 y 3 meses) se retira este expansor y se sustituye por una prótesis mamaria de silicona o de suero salino definitiva.

Ambas intervenciones se realizan bajo anestesia general, con una estancia hospitalaria breve, entre 24 y 72 horas.
Si la mama no mastectomizada es demasiado grande, demasiado pequeña o está muy caída, puede ser necesario reducirla, aumentarla o elevarla, a la vez que se reconstruye la otra, para conseguir un resultado simétrico.

El pezón y la piel de alrededor (areola) se reconstruyen después, mediante anestesia local y de manera ambulatoria (sin necesidad de ingreso). 
Las prótesis empleadas en este tipo de reconstrucción contienen silicona médica, al igual que muchos otros materiales empleados en otros campos de la cirugía (prótesis testiculares, implantes faciales, etc.).

No se ha demostrado ninguna relación entre el cáncer de mama y el empleo de prótesis mamarias; tampoco se ha demostrado una relación clara con enfermedades autoinmunes y reumatológicas. Su utilización está aprobada en todos los países Europeos.

Ventajas de este tipo de reconstrucción:
  •    
Cirugías más sencillas.
  •    
No es preciso añadir cicatrices nuevas sobre el cuerpo.
Desventajas:
  • 3 tiempos quirúrgicos (Expansión , recambio y reconstrucción de areola-pezón)
  • No se puede realizar en personas que se hayan sometido a radioterapia.
  • Tacto más duro
  • Requiere múltiples visitas de seguimiento para ir rellenando el expansor y conseguir el volumen deseado.
  • No evoluciona igual que la mama contralateral a lo largo del tiempo (Siempre evoluciona hacia una asimetría por mayor caída que la mama contralateral y puede requerir más cirugías adicionales)
  • Posibilidad de contractura capsular
¿Qué ventajas o desventajas tiene la reconstrucción microquirúrgica con respecto a la reconstrucción clásica con expansores y prótesis?
La reconstrucción microquirúrgica de mama permite reconstruir la mama de una sola vez, sin necesidad de expandir ningún tejido, en una intervención de 5-6 horas, con una estancia hospitalaria de 3-7 días. El tejido proviene del propio cuerpo por lo que no requiere revisión quirúrgica con el paso de los años; es para toda la vida.

La apariencia del tejido del colgajo es lo más parecido a la de la mama normal, y su consistencia también.
 No existen los problemas relacionados con el uso de implantes (formación de cápsula, infección del implante,…). En algunos casos, cuando se moviliza tejido del abdomen, existe el beneficio añadido de la mejoría del contorno abdominal (como si se tratase de una corrección estética de la “tripa”).

Entre las desventajas podemos decir que estas técnicas son más complejas que las que emplean expansión cutánea, dejan más cicatriz y el periodo de recuperación es mayor que para los implantes.

En ocasiones no se deben  realizar porque la secuela que dejan es superior a la ganancia obtenida . ( En una paciente con un abdomen bonito sin flacidez aunque pudiéramos utilizar el abdomen para reconstruir la mama estaríamos estropeándolo  o en una mujer activa que realiza escalada o actividades deportivas de alto grado desperdiciar el musculo dorsal ancho de la espalda para reconstruir una mama no sería la opción ideal. )

¿Qué es un colgajo DIEP libre?
Existen varios tipos de colgajos libres que se pueden utilizar para la reconstrucción microquirúrgica mamaria. El colgajo DIEP es un segmento de tejido graso y piel nutrido por arterias y venas que se obtiene del abdomen. Este tejido se lleva al tórax, donde se le da la forma y tamaño adecuados para parecerse a una mama, y las arterias y venas se conectan con arterias y venas del tórax mediante microcirugía.

Para ello es necesario un microscopio de gran aumento. La secuela en la fuerza del abdomen es mínima y deja   la presencia de una cicatriz lineal que cuando el colgajo está bien indicado se oculta fácilmente bajo la ropa interior o el bañador.

El colgajo DIEP libre ha sustituido como técnica de reconstrucción al colgajo TRAM pediculado en el cual se utilizaba igualmente la piel y grasa del abdomen pero sacrificando un músculo recto anterior del abdomen lo cual se asociaba frecuentemente a hernia abdominal.

Aunque existen cirujanos plásticos que siguen utilizando el TRAM pediculado como técnica de reconstrucción de manera habitual nosotros creemos que debería evitarse teniendo en cuenta que actualmente existen técnicas mejores.

¿Se puede realizar la reconstrucción microquirúrgica al mismo tiempo que la extirpación de mama o mastectomía?

SI. Los mejores resultados se obtienen en la reconstrucción inmediata de la mama. Además el tiempo de intervención no se incrementa excesivamente, ya que un equipo trabaja obteniendo el colgajo, mientras que otro equipo realiza la mastectomía.

¿Cuánto tiempo debo esperar después de la quimioterapia y/o radioterapia para reconstruir mis mamas?

Si no ha reconstruido sus mamas de forma inmediata, desde el final de la quimioterapia es aconsejable esperar 3 meses para que las propiedades de la piel vuelvan a su estado original. Si ha recibido radioterapia, es aconsejable esperar 6 meses.

¿Qué es la reconstrucción con Latissimus Dorsi y cuándo se utiliza?
En ciertas ocasiones, una paciente irradiada puede desear la reconstrucción de la mama y además un aumento mamario en la mama sana; o bien puede tener prótesis mamarias, y que una de ellas se haya tenido que extirpar por razón de un tumor; o bien puede no haber grasa disponible en el abdomen.
 En este caso, la reconstrucción, siguiendo el principio de simetría, debe realizarse con prótesis mamarias.

Para que la mama reconstruida con prótesis presente un aspecto relativamente natural, utilizamos un músculo (latissimus dorsi) y piel de la espalda, que se lleva hacia adelante, cubriendo la prótesis.

El resultado es una mama con una prótesis protegida con un segmento de tejido vivo, de aspecto normal, y la mama sana con una prótesis mamaria de aumento (convencional). La cicatriz de la cirugía es una línea horizontal queda en la espalda, oculta bajo la ropa interior.

¿Cuales son los riesgos de la reconstrucción mamaria?
Prácticamente toda mujer que ha sido mastectomizada puede someterse a una reconstrucción mamaria. No obstante pueden existir ciertos riesgos que deben ser conocidos antes de someterse a esta intervención. Estos riesgos serían los propios de cualquier cirugía, como hematomas, cicatrices patológicas o problemas anestésicos que, aún siendo poco probables, siempre cabe una mínima posibilidad. Así mismo, las mujeres fumadoras deben saber, que el tabaco puede ocasionar problemas de cicatrización y tener un periodo de recuperación más prolongado.

Si en la reconstrucción se emplean implantes, existe una mínima posibilidad de que se infecte, normalmente en la primera o en la segunda semana tras la intervención. En algunos de estos casos, puede ser preciso retirar temporalmente el implante, pudiendo colocarse de nuevo más adelante. El problema más común relacionado con los implantes, es la contractura capsular, consistente en la formación por el organismo de una cápsula cicatricial interna alrededor del implante que puede hacer que la mama reconstruida tenga una consistencia más dura de lo normal; esto no es más que una respuesta fisiológica exagerada del organismo a un cuerpo que no reconoce como propio. Existen varios métodos para combatirla, desde los masajes sobre la mama a su eliminación mediante cirugía.

Debe quedar claro que la reconstrucción no tiene efecto en la recurrencia de la enfermedad de la mama, ni interfiere con el tratamiento de quimioterapia o radioterapia, aunque la enfermedad recidive. Tampoco interfiere con los estudios posteriores que puedan ser necesarios en las revisiones. Si su mama ha sido reconstruida mediante implantes y su cirujano le recomienda la realización de mamografías de control periódicas, deberá hacérselas en un centro radiológico con experiencia en el uso de técnicas radiológicas para prótesis.

¿Cuales son los riesgos de la reconstrucción mamaria?
Prácticamente toda mujer que ha sido mastectomizada puede someterse a una reconstrucción mamaria. No obstante pueden existir ciertos riesgos que deben ser conocidos antes de someterse a esta intervención. Estos riesgos serían los propios de cualquier cirugía, como hematomas, cicatrices patológicas o problemas anestésicos que, aún siendo poco probables, siempre cabe una mínima posibilidad. Así mismo, las mujeres fumadoras deben saber, que el tabaco puede ocasionar problemas de cicatrización y tener un periodo de recuperación más prolongado.

Si en la reconstrucción se emplean implantes, existe una mínima posibilidad de que se infecte, normalmente en la primera o en la segunda semana tras la intervención. En algunos de estos casos, puede ser preciso retirar temporalmente el implante, pudiendo colocarse de nuevo más adelante. El problema más común relacionado con los implantes, es la contractura capsular, consistente en la formación por el organismo de una cápsula cicatricial interna alrededor del implante que puede hacer que la mama reconstruida tenga una consistencia más dura de lo normal; esto no es más que una respuesta fisiológica exagerada del organismo a un cuerpo que no reconoce como propio. Existen varios métodos para combatirla, desde los masajes sobre la mama a su eliminación mediante cirugía.

Debe quedar claro que la reconstrucción no tiene efecto en la recurrencia de la enfermedad de la mama, ni interfiere con el tratamiento de quimioterapia o radioterapia, aunque la enfermedad recidive. Tampoco interfiere con los estudios posteriores que puedan ser necesarios en las revisiones. Si su mama ha sido reconstruida mediante implantes y su cirujano le recomienda la realización de mamografías de control periódicas, deberá hacérselas en un centro radiológico con experiencia en el uso de técnicas radiológicas para prótesis.

preguntas freguentes reconstruccion mamaria
preguntas frecuentes reconstruccion mamaria
También te puede interesar
Blog
Contáctanos
En Barcelona: Quirón Dexeus
+34 934 871 257

En Girona: Bofill Girona GIAH
+34 674 501 493

Doctoralia
tecnicas de reconstruccion mamariaaumento mamas